[Bang&Zelo] Algodón de azúcar.

Título del fanfic: Algodón de azúcar.
Parejas: BangLo (Bang & Zelo)
Tipo: Yaoi
Género: Fluff.
Clasificación: Para todos los públicos.

POV YongGuk

-Hyung, me aburro, vamos a algún lado.

-Yah Zelo, ¿no ves que estoy durmiendo?- dije algo enfurruñado, dándome la vuelta en el sofá y quedando de espaldas a él.- Después te llevaré a la heladería si quieres, pero primero duerme un poco, que el ensayo de hoy ha sido agotador.

-Solo una hora hyung, que a las 8 de la tarde empieza a oscurecer y quiero salir un rato...- se acurrucó en el sofá en el que me encontraba y me abrazó por la cintura.

Zelo cogió el sueño enseguida y yo no tardé mucho en volver a dormirme. Así estuvimos hasta las 7, cuando HimChan y JongUp llegaron a casa y nos despertaron.

-Zelo... Zelo, despierta, que nos vamos.- dije intentado darme la vuelta para poder verle a la cara.

-Ahora no hyung, déjame dormir...- Zelo era tan lindo cuando 'dormía', aún tenía los ojos cerrados, pero estaba medio despierto.

-¿Entonces no quieres que te lleve al paseo marítimo a dar una vuelta? Vale, vale, iré yo solo...- me senté en el sofá, dispuesto a levantarme, pero antes de hacerlo, Zelo me detuvo agarrándome de un brazo.

-¡Espera, espera! Claro que quiero ir, necesito tomar un poco el aire.

-Entonces vamos, que dentro de nada ya será de noche.

Ambos nos levantamos del sofá y yo me dirigí a la entrada de casa, pero Zelo fue a su habitación a recoger algo.

-Dinero. Por si comemos algo después.- fue lo que me echó de excusa cuando salimos de casa.

Me encantaba ir al paseo marítimo a dar una vuelta. Había bares, música por todos lados, gente divirtiéndose, comida, algunos juegos recreativos, etc. Pero lo que más me gustaba era el mar.

El sonido de las olas, el aroma salado que desprendía y se adentraba en mis fosas nasales, la textura de la arena bajo mis pies... Era el sitio perfecto para desconectar del bullicioso mundo y pasar el día tranquilamente con un buen libro estando tumbado sobre una toalla bajo el sol.

Esperaba que a Zelo le gustase el sitio, ya que no había tenido tiempo para venir desde que el grupo debutó.

Y así fue.

El pequeño observaba detenidamente cada rincón y cada lugar del paseo.

-Ey, hyung, un bar. Vamos a entrar.- comenzó a caminar en dirección a dicho lugar.

-Yah, yah, yah, ¿a dónde te crees que vas?- acorté la distancia que cada vez nos separaba más y le agarré por los hombros, deteniendo su avance.- Quieto ahí. Tienes 16 años, no puedes entrar ahí.

Soltó un pequeño bufido y se dio la vuelta, mirando al suelo.

-Que soso eres, hyung...

-Yah, no digas eso.- observé a mi alrededor y me di cuenta de que había algo de lo que Zelo no se había percatado.- Zelo, Zelo, mira allí.- señalé hacia la izquierda con una sonrisa. Era un puestecito que vendía algodón de azúcar. Y al pequeño Zelo le encantaba ese dulce. Hace tiempo me contó que su madre le compraba algodón de azúcar todos los viernes al salir de la biblioteca a la noche.- ¿Quieres que te compre un poco?

A Zelo se le iluminaron los ojos y salió disparado hacia el puestecillo. La chica que regentaba la mini-tienda le atendía con una sonrisa en la cara y yo me coloqué al lado del pequeño.

-Dos algodones de azúcar, por favor.- le dije a la chica.

-¡Marchando~!- respondió ella.

Zelo observaba embobado cómo la chica preparaba los algodones. Reí divertido al verle y golpeé su hombro, sacándole de sus pensamientos.

-Cierra la boca o te entrarán moscas.

-Idiota...- dijo fulminándome con la mirada.

La chica del puesto volvió hacia nosotros con una nueva sonrisa en el rostro y nos dio un palo con algodón de azúcar a cada uno.

-Que aproveche chicos. ¡Y mucha suerte para B.A.P!

Yo sujeté los 2 palos mientras Zelo y la chica intercambiaban dinero.

-Muchas gracias noona~!- Ambos hicimos una pequeña reverencia y nos alejamos del puestecito, cada uno con su palito con algodón de azúcar en la mano.

Caminamos un buen rato hasta llegar casi al final del paseo marítimo, mientras comíamos algodón y charlábamos un rato.

Encontramos una serie de bancos algo alejados del paseo, con algunas luces en el suelo que le daban un toque muy tranquilo al pequeño lugar.

-¿Estaba rico el algodón de azúcar?- pregunté mientras ambos nos sentábamos en uno de los bancos.

-Mucho, hyung. Gracias por haberme hecho caso y salir un rato.- el pequeño asentía y sonreía un pelín tímido.

Acercó su rostro al mío y depositó un suave beso en mi mejilla derecha.

-Hazlo otra vez.- dije mientras sonreía y señalaba mi mejilla.

Zelo se quedó mirándome unos segundos y volvió a besarme. Pero no en la mejilla, sino en los labios.

-Tus labios son mejores. Y ahora saben a fresa.

-Igual que los tuyos, pequeño.- sonreí y le abracé, atrayéndole hacia mí.- Te quiero, Zelo.

-Y yo a ti, hyung.

Aigoooooo!!!! <333 Es cierto que es muy fluffy y muy pasteloso, pero ¡¡¡¡es genial!!!! Me encanta la escena de ellos dos abrazados en el sofá, más que factible por cómo son los dos... Pero es tan genial... No se, yo debo tener un crush o algo así muy gordo con las parejitas durmiendo en brazos del otro, porque es leer sobre una y tener el ''awwww'' en la punta de la lengua, y muchas de las escenas tiernas que me imagino son con ese tipo de escenas.

Me han venido a la cabeza los Yongguk y Zelo de cuando Warrior, así que ahí iban las dos cabezas rubias, infantil y dulce una, más adulta y algo chorra la otra, caminando por el paseo, con el viento y el olor a sal... Genial la puesta en escena y precioso ese final.

Sinceramente, me ha gustado mucho.